jueves, 22 de septiembre de 2016

Churchill, el juego de mesa: La guerra en los despachos.



 Churchill

Imagen: Bsk


Autor: Mark Herman
Editor: GMT
Idioma: Inglés (no está editado en castellano)
Duración: Variable, de 2 a 5 horas

Churchill podemos definirlo como un juego de simulación histórica. En él los jugadores representan a una de las tres figuras históricas que, en el bando aliado, marcaron el devenir de la segunda guerra mundial: Churchill, Roosevelt y Stalin. Cada uno de ellos con su propia agenda para lograr la mayor preminencia mundial tras la guerra y como se desarrollan las diferentes conferencias que tuvieron lugar a lo largo del conflicto.

El juego se divide en turnos variables o conferencias que pueden variar según la duración que queramos darle al juego siendo el máximo 10 conferencias con lo que el juego se iría a unas 5 horas



El juego se divide en dos fases, siendo la principal de todas la conferencia donde se debaten los asuntos que luego se trasladaran al tablero mundial. Estos asuntos irán desde dónde se priorizaran los esfuerzos de guerra, la localización de espías y apoyos a otros gobiernos pasando por la investigación de la bomba atómica o cambios en leyes o políticas a nivel mundial. Los líderes de cada nación usaran a sus representantes, ministros y consejeros (representados con cartas de diferente valor y algunas con habilidades especiales) para conseguir llevar los temas de su interés a su terreno. Una vez acabada esa fase los jugadores irán gestionando los asuntos que hayan ganado colocando refuerzos, espías, gastando producción, investigando la bomba atómica, etc…según cada uno considere que le beneficia más sin olvidar ciertos objetivos generales.

Imagen: La ludoteca de Lord Ruthwen



 El juego es un constante tira y afloja entre los jugadores y a diferencia de otros no premia a quien se despega del resto sino más bien al contrario, el objetivo es lograr un equilibrio entre los tres y aunque la puntuación final es, con diferencia, lo más confuso y difícil de entender del juego, una vez que se coge el pulso a esto el juego fluye con elecciones y situaciones tipo: si avanzo en el frente del este puedo conseguir muchos puntos de victoria, pero me despego demasiado del yanqui facilitando así la victoria del británico. Entonces mejor retraso mi avance y facilito el desarrollo de la bomba atómica…pero resulta que los americanos mandan tropas en mi apoyo en el frente del este y me veo obligado a avanzar y no puedo poner recursos para la bomba porque me los ha quitado el británico para mandar refuerzos al frente italiano…

Imagen: Bsk


Como os podéis imaginar el juego está lleno de tensión, puñaladas traperas, alianzas inesperadas que cambian de una conferencia a otra y todo con un logradísimo y creíble marco histórico que aunque puede variar lo ocurrido en la realidad nunca se despega exageradamente de ella, resultado por tanto muy interesante e inmersivo a poco que te interese el periodo histórico.

 
Un juego muy pero que muy recomendable. Requiere cierto esfuerzo en los primeros turnos para comprender ciertos conceptos o saber qué va a resultar realmente útil en el devenir de la partida pero luego todo fluye con facilidad y aún más en una segunda partida que seguro que se dará porque es un juego que, pese a su duración (que recuerdo puede limitarse hasta unas dos horas en su modo corto) deja con ganas de más.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada