martes, 23 de febrero de 2010

A modo de presentación

Uno pretende ser educado o al menos me educaron para serlo y por tanto lo primero es saludar a todos los, en principio, virtuales y anónimos (dos palabras claves en este maravilloso mundo que es Internet) lectores de este blog. Uno entre los muchos que pululan en la Red.

El nombre que utilizare es Christopher “Chris” Blair, lógicamente un seudónimo (explicare su origen en una futura entrada) con el que me encuentro muy cómodo pues es el que siempre he utilizado para navegar por las procelosas aguas de la red de redes desde hace más de quince años y por tanto forma parte de mi tanto como mi verdadero nombre que tampoco creo sea difícil de averiguar para el lector curtido en este mundillo y que tampoco pretendo ocultar especialmente.

Mi intención con este blog es volcar mis opiniones, análisis y recomendaciones sobre mis principales vicios públicos. En mi caso esos vicios públicos son el cine, las series de televisión, los juegos de mesa, los comics y los videojuegos. Placeres culpables en muchos casos cuando ya has superado con mucho la treintena pues algunos de esos vicios no parecen cuadrar en una persona de “cierta” edad pero precisamente por esa perspectiva que da la edad creo poder aportar una mirada experimentada, a veces irónica y siempre nostálgica sobre esas aficiones.

No pretendo sentar cátedra, cosa para la que no me veo cualificado, y dejo bien sentado que todas serán opiniones propias e intransferibles y por tanto discutibles. Igualmente en esta bitácora también se plasmaran cuantas cuestiones se me ocurran sobre la actualidad o vivencias personales que pueden aportar algo a los lectores hipotéticos de este blog.

Realmente al iniciar esta andadura no se que trayecto recorreremos o cual será la ruta a seguir pero, como ocurre en muchos ámbitos de la vida, lo importante no es el destino sino el viaje así que empecemos, subid a bordo y disfrutemos juntos del viaje.

Adelante sois todos bienvenidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada